close

El adiós a Julio César Abbadie

Julio César Abbadie nació Canelones (San Ramón) el 7 de setiembre de 1930 y se crió en Pan de Azúcar (Maldonado). Falleció el 16 de julio en Montevideo muy cerca de cumplir 84 años.
 
Fue uno de los más recordados punteros derechos que pisaron las canchas locales y del Mundo. Jugó en Peñarol en dos períodos y también en los equipos italianos de Génova y Lecco.
 
Con la casaca aurinegra jugó 468 partidos anotando 137 goles. Fue Campeón de América y del Mundo con Peñarol en las recordadas finales de 1966 ante River Plate argentino y Real Madrid. Ante el elenco “Millonario” anotó en el partido de ida en Montevideo y en la finalísima de Santiago empatando el partido que los aurinegros perdían ante River Plate 2 a 0 y que forzó el alargue donde Peñarol anotó dos goles más y se coronó Campeón de América.
Fue 8 veces campeón uruguayo defendiendo a Peñarol, en los años 1951-53-54-62-64-65-67 y 68.
 
Jugó 26 partidos defendiendo a la Selección Uruguaya y anotó 14 goles.
Debutó con la Celeste ® ante México el 23/03/1952 en el Campeonato Panamericano disputado en Chile. Uruguay triunfó por 3 a 1 Abbadie fue autor de uno de los goles.
En el marco de la recordada y extenuante gira previa a la participación en el Mundial de 1966, anotó su último gol con la selección uruguaya el 15 de junio de 1966 en Tel Aviv, en un amistoso frente a Israel que fue victoria por 2 a 1. Ese día "El Pardo" marcó los dos goles.
 
Sus últimos partidos oficiales con Uruguay los disputó el 23 de junio de 1966 en el amistoso ante España jugado en La Coruña. El juego finalizó 1 a 1. Cinco días después, el 28 de junio de 1966, jugó un amistoso ante el Barcelona donde Uruguay ganó 1 a 0.
 
Finalizada la gira previa vino su polémica desafectación de la Selección que dirigió Ondino Viera. Él, junto a Carlos Martínez (padre de Sergio), Vladas Douksas y Juan M. Mujica, debieron abandonar el grupo seleccionado y retornar a Montevideo. Se adujo una lesión que una junta médica en Montevideo desmintió. Luego se manejó que el técnico lo dejó afuera por su edad (35 años). Lo cierto es que se quedó fuera del Mundial de Inglaterra. Jorge Manicera contaba que se realizó un planteo a los dirigentes para que los compañeros se quedaran, ya que no querían separar a cuatro compañeros del núcleo y entre todos solventaban los gastos de los cuatro jugadores. Afirmaba que lo más lógico hubiera sido realizar la reducción del plantel Seleccionado antes de salir a Europa. Los dirigentes descartaron la solicitud del grupo para que permanecieran con la Delegación los desafectados, aduciendo problemas de organización.
 
Antes, en 1950, Abbadie, con 19 años, rechazó integrar el grupo de futbolistas que viajarían a Brasil. “No, Juan, no me siento preparado. Además prefiero no ir de relleno”, le dijo al técnico Juan López. En ese entonces, Abbadie alternaba entre la Reserva y la Primera de Peñarol. “Finalmente fue Morán, salimos campeones del mundo. Me quería morir”, recordó tiempo atrás.
 
Abbadie fue integrante de la Selección que nos representó en el Mundial de Suiza de 1954 anotando dos goles ante Escocia en la goleada 7 a 0 donde “El Pardo” fue figura y anotó uno de los goles más lujosos del campeonato eludiendo a media defensa y al arquero escocés Martin.
 
Con la Selección también disputó el Sudamericano de Chile en 1955, la Copa del Atlántico de 1956 y la Copa Pinto Duran de 1963. Esa Copa se jugaba entre las Selecciones de Chile y Uruguay en partidos de ida y vuelta en homenaje al insigne dirigente chileno que logró llevar a su país el Mundial de 1962.
 
El Pardo Abbadie, como se le conocía, fue uno de los mejores jugadores uruguayos de la década de 1960, integrante de uno de los planteles más exitosos de Peñarol y también de la selección uruguaya.
 
Su figura será siempre recordada por su cimbreante y movedizo arranque por las puntas, su facilidad para pegarle al balón en movimiento y haber sido uno de los mejores asistentes para las conversiones de la delantera aurinegra que comandaba por aquellos años Alberto Spencer.
 
El Estadio de Pan de Azúcar lleva su nombre y una de las tribunas del Estadio Domingo Burgueño también.
 
 
Fuentes:
Campeonatos Uruguayos – Willy Viola
El Código Celeste – Gerardo Bassorelli